viernes, 28 de marzo de 2008

Llamado a la presidenta de la República de Chile Michelle Bachelet


Para que declare las aguas jurisdiccionales de Chile como
Santuario de Ballenas


Sra. Michelle Bachelet
Presidenta de la Republica de Chile


Entre el 22 y 27 de junio de 2008, representantes de más de 70 países se reunirán en Santiago de Chile para asistir a la 60ma reunión anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI).


Como país anfitrión, Chile tiene una gran responsabilidad frente a sus ciudadanos, la opinión pública internacional y las generaciones futuras, para eliminar definitivamente la reapertura de las operaciones de caza comercial y “científica” en sus aguas jurisdiccionales, declarando como Santuario de Ballenas sus 200 millas de Zona Económica Exclusiva.


Con ello habrá ejercido su derecho soberano para conservar y utilizar, de manera no destructiva, la valiosa biodiversidad existente en los ecosistemas marinos nacionales y del Pacífico Sur oriental.

Defensa de Nuestro Patrimonio Natural Marino
Existen 43 especies de cetáceos presentes en aguas chilenas. Ello representa sobre el 50% de estas especies a nivel global, evidenciando el papel clave que tiene nuestro país y Latinoamérica en el esfuerzo mundial para lograr la protección de las poblaciones de ballenas y sus ecosistemas.

Desde 1990 los ciudadanos chilenos han venido demostrando una gran sensibilidad frente a la iniciativas de conservación de ballenas, manifestándose activamente contra las operaciones de caza “científica” que efectúa Japón en aguas del hemisferio sur .

En 1994, mas de medio millón de ciudadanos respaldaron con su firma y manifestaciones que Chile jugara un papel clave para que la CBI estableciera el Santuario Ballenero Austral.

Santuario de Ballenas para Chile: Un Compromiso Pendiente
Como miembro fundador del Grupo de Buenos Aires (GBA), -conformado por países de América Latina para coordinar políticas de conservación y manejo de cetáceos en foros internacionales -, Chile se comprometió a apoyar la utilización de las ballenas mediante metodologías no letales y promover el establecimiento de Santuarios de ballenas.



Sin embargo, a pesar de los avances de la política exterior chilena en relación a la conservación y el uso no letal de los cetáceos, su legislación interna no refleja aún estos compromisos internacionales ni la voluntad de sus ciudadanos.

Actualmente, los cetáceos se encuentran temporalmente protegidos en aguas chilenas por una veda extractiva de carácter pesquero, pero esto no es suficiente, dada sus características de reproducción, su lenta proliferación y sus diferencias con los peces.


El Senado de la República de Chile ha adoptado dos proyectos de acuerdo para fortalecer una Política Nacional de Conservación y Uso No Letal de Cetáceos. Adicionalmente, la Cámara de Diputados aprobó el 2007 un proyecto de acuerdo para declarar el territorio marítimo nacional como Santuario Ballenero, donde “no se las pueda cazar, ni aún para los denominados fines de investigación”.


Esto brinda el respaldo necesario para que la presidenta Bachelet y las autoridades legislativas establezcan un santuario para las ballenas en las aguas jurisdiccionales chilenas antes de la próxima reunión de la CBI, prohibiendo definitivamente la caza y captura de todas las especies de cetáceos presentes en las aguas chilenas, tanto con fines comerciales, “científicos”, de entretenimiento y/o terapia.


Esfuerzos Internacionales y la Responsabilidad de Chile

El Santuario de Ballenas formará parte de un corredor migratorio para las ballenas, el cual está proyectado de polo a polo. Del mismo modo, constituirá el marco para la construcción de una Política Nacional de Conservación de la Biodiversidad Marina, de carácter participativo e informado. Ella incluirá entre otras medidas el establecimiento de redes de áreas marinas protegidas, planes de acción para la recuperación y conservación de especies marinas amenazadas y sus ecosistemas, regulaciones para el desarrollo del ecoturismo marino y actividades de uso no letal y la promoción de Chile como destino emergente del ecoturismo marino de base comunitaria.

Países como Costa Rica, Panamá, Brasil, Argentina, México y República Dominicana, entre otros, ya han consolidado, en sus respectivas legislaciones, el uso no letal de los cetáceos. Otros países como Ecuador y Colombia están a punto de sumarse a esta iniciativa.

La declaración de un Santuario de Ballenas a lo largo de la costa Chilena y la eliminación definitiva de las operaciones de caza comercial y “científica” garantizará que existan condiciones para asegurar la recuperación de las poblaciones de ballenas en peligro, el desarrollo de la investigación científica no letal y de las actividades de las comunidades costeras asociadas al turismo de avistaje de ballenas.

Llamado a la Presidenta
Sra. Presidenta Bachelet, el decretar a las aguas chilenas como Santuario de Protección de Ballenas antes de la 60ma Reunión de la CBI cuenta con el apoyo mayoritario de la sociedad chilena, al expresar nítidamente, tanto la defensa de la vida en nuestros mares como de soberanía y de unidad nacional frente a las presiones de Japón, único país cazador de ballenas que opera en aguas de nuestro hemisferio sur.

Además constituiría una señal política fuerte, clara y decidida para la comunidad internacional que Chile esta en la vanguardia y tiene un compromiso decidido con la protección de las ballenas y el medio ambiente.


yatirisanpedro@gmail.com

lunes, 10 de marzo de 2008

Los Maricas

Escribe: Antonio Silva
El andrógino es considerado superior a ambos sexos
Porque encarna la totalidad y por lo tanto la perfección
Mircea Eliade

Cruzados en un parque

En el filamento de las sombras

Entre destierro y farol

Hacen su entrada coja los maricas

Las bestias de ágata, torcidos e inmundos

Tronchando con sus gestos

El decorado siempre bastardo de una ciudad felina

Los maricas y sus citas

De párpado en párpado, su lenguaje binario

Como polillas siempre atentos a una nueva antorcha que surja en el vergel
nocturno

Uno es la otra la otra es ella en mi y en el otro

Sus pequeños y violentos actos

Paridos en estertor de un circo pobre

En una luminaria se emborrachan los maricas

Y relatan siempre una misma historia

Despatriados los maricas levantan una bandera; un pañolete izado

en la fetidez de la muelas

De la mano van los invertidos

Al encuentro de matarifes, lumpenaje y soldados

Al encuentro de mi canto

Al encuentro de un plumaje abanical

Locos y tristes los maricas

Condenadamente alegres

Indeciblemente bellos, bellos.
Antonio Silva
Poeta Chileno

ACTITUD CONTEMPORÁNEA DEL HUMANO FRENTE A SUS CONGÉNERES

Escribe:

Cristian Alejandro Aedo Valdés



No saber, en estos tiempos es una premisa fundamental. La coraza que nos esforzamos por endurecer a lo largo de nuestra estadía en los lugares patentes que nos rodean hoy, es la misma que nos llevamos al espejo que nos asignan donde sea posible encontrarnos.


Mirada turbia que nos contenta cada vez más, soslayo que nos permite ignorar con sapiencia la cornamenta que no sentimos en nuestra frente.


La careta del otro que se mimetiza, sin desviarnos vamos inperplejos y traslúcidos en busca del no miedo, confiados en nuestros pies que nos llevan, inercia pospuesta por la gravedad de nuestras acciones. Las de los demás, la de este, la del otro, la del perro, la del gato. Toda acción conlleva reacción y aquello nos entrampa y nos fusila.


Es así como la penetración pospone su venir lentamente, corroe el alma que nos fulmina en el acezante ir al umbral inerme, sensación ruin de sentirnos vivos sin acariciar la frente del ser que se cruza en el camino, en cualesquiera de las situaciones en que nos comprometemos.


La forma particular de pensar asoma como la barrera que no sopesamos de verdad; asimilamos tal cosa como si fuera un ruido feroz, el de un motor que alguien activa, cordón umbílico que actúa de acuerdo al canon superior de gentes con cabeza y corazón cuadrado.


Saber que el saber es punto de inflexión entre la estratagema y lo que somos. Sabedores de lo bueno y malo, valores que reflejan un sol de día claro, turgente, aromático umbral que es.


No sé ...............................................................................


La verdad inconclusa es a la vez la constatación de nuestra burda consecuencia, la implantación de coordenadas por parte de nuestros antecedentes de cambio inerte y fugaz.


Desde los tiempos aquellos en que la fe era la persona adecuada para estar.
Desde aquella amenaza dinosauria en que la especie se involucró en el caos, necesitó que la temporalidad se invo- lucrara con la traslación que solo algunos creen tener.


Es así como la comodidad de la letanía a condicionado la mente de los esclavizadores, ellos(que son tantos como para identificar) golpean rotundamente a los verdaderos pechos que sienten como el tiempo pasa, piensan en ello y lo controlan.

No sé .........................


En ese tal vez; ese que una vez al día trepa por los brazos de un diablo y los retrae inconscientes en la rozagante estampa que contrae sus propios músculos, mutilándolos.


Recogiéndolos nuevamente, real sensación interrumpida desde el suelo gris minúsculo.


No volviendo a castrar el ánimo, no realzando los contactos inermes que siempre carcomen en un silencio alboreo, recriminantes y sucias trampas inconclusas especializadas solo en cercenar en un pequeño porcentaje la fría vía que nos limita la consistente conciencia.


Ella. La bruta cantinela; aquellas de nuestros cuerpos unidos a nuestras mentes.


Esa verborrea consumante que impide creativamente la creación de átomos.
En desuso quizá, en perfecto estado conservada; quizá.


Atamos la bruta verborrea a la consistente conciencia lanzándonos perplejos a la vía del miedo, no vacilamos en cortarnos el pie .Llendo así: vagos en clara veneración al sentido BRUTO-ESTÉTICO-ESTÁTICO.


Es él y los átomos que encerramos en la caja de acero de nuestro orgullo, los que limitan el sentido y lo carcomen.


!¡ anunciamos una llegada vana¡¡ e ilusas formas de llegar inventámonos. Sin pie, ni mano.

conspicuo7@hotmail.com

escribenos a yatirisanpedro@gmail.com

viernes, 7 de marzo de 2008

Escribe: Monica Valentina




AMERICAN BEAUTY
Si bien es cierto que San Pedro es una comarca que enlaza más de 30 parajes que dicen ser espectaculares, es un sucio pueblo de mierda.


A lo Belleza Americana, vuelan los papeles con caca, mientras que la Municipalidad ha decidido sacar todos los basureros de las calles porque se los roban, al igual que los escaños. Sólo en la plaza puedes sentarte y sólo allí descargar tus bolsillos de envases de dulces y papeles con moco.


La Alcaldesa, india pobre, pero fascista (curiosa mezcla incomprensible), ha decretado, por ley, que el expendio de bebidas alcohólicas está permitido hasta las 24 hrs. en botillerías y hasta la 1 hrs. en restoranes; siendo, a esa hora, obligatorio el cierre de todos los locales del pueblo.



Prohibidos están los bares, forzando a los garzones a embutirte unas pizzetas rancias, frías y duras con cada trago que te sirven.


Prohibidas están las fiestas particulares y prohibido está también bailar. La no aislación acústica apropiada, no permite disfrutar de un desarticulado Meneaíto. Pese a esto, siempre hay rebeldes quienes, disimuladamente y muy de a poco, comienzan a llevar el ritmo con el pulgar.



Si a este lo siguen la cabeza y la pantorrilla, alerta a los encargados, obligándolos precipitadamente a cerrar puertas, persianas y cualquier rendija por donde pueda colarse el inquisitivo ojo de la fuerza pública y detectar el baile delictual.



Tal es el miedo de quienes se arriesgan a la multa bailarina que, en las puertas de cada baño, han colgado un cartel, desvergonzadamente gráfico, que prohíbe, también, la paraguaya, ya que, entre la música y la calentura, se exponen al riesgo de que terminen bailando.




Cándidos Minerales


Me he venido un poco lejos, en busca del anonimato. Quiero que, de mí, sólo sepan mi nombre y poder, incluso, decir que este es otro.


He venido un poco lejos a darme baños de géiser, a jugar en la luna y transitar por la muerte.


Acá la gente, en su mayoría orates y drogodependientes, dice que el litio está en el aire. Que sanos, enfermos e hipocondríacos, tienen el mismo derecho a respirarlo y aunque este tipo de ingerencia no me convence del todo, me gusta creer que, lejos del bromo y el yodo, exista otro mineral que, brindándoseme tan generosamente como el éter, esté dispuesto a neutralizarme.



Y es que los minerales, a diferencia de los humanos, nunca pierden las esperanzas del saneamiento y, como tales, mantienen la cándida ilusión que la mente es un elemento llevadero. Como carecen de hipotálamo, nada saben de sus laberintos, tramoyas y escondites y, fiándose de la alquimia y resistiéndose ante sus fracasos, insisten en su eficiencia.


Yo todavía creo en ellos; son parte de mis colaboradores más antiguos y van conmigo a todas partes. Aún no logran neutralizarme, pero yo soy cándida también y aún no pierdo la ilusión de su eficacia.




Fotos y Timaciones


Creo que fue Moisés quien inventó la publicidad. Eso de agarrar el micrófono y promocionar algo que los demás desconocen, no es cuento nuevo.
Las tablas de los diez mandamientos fueron lanzadas al estrellato de la misma manera que Mc Donald presenta su cajita feliz.


A cambio de tiempo, Mc Donald te asegura el colesterol y la hipertensión arterial. A cambio de sexo y otros placeres, Moisés te promete la vida eterna; una existencia ñoñamente perenne, en la que el vino se te escurre entre los dedos antes de poder beberlo y, mientras no ames, no fornicarás. ¿no fornifuckingcuá??!! (ejem, quois).


La desventaja del tartamudo (Moisés lo era) es que no contaba con la magia de la fotografía. No así su exitoso descendiente Jesucristo, quien, al menos y sin saberlo, logró estampar su rostro, ya inherte, en un manto que hubiese sido una excelente arma para su campaña electoral.


Si su slogan “Juntos Podemos” hubiese ido acompañado con una foto del Paraíso al puro estilo de un ClubMed, no se lo habrían cagado.
Para los que no leen ni saben escuchar, con sólo ver la foto, se habrían enrolado a terminar en ese lugar (sobre todo si creen que llegarán a viejos y seguramente solos).


La fotografía, de micro a macro, te muestra un mundo entero en dos dimensiones. Quienes la toman, hacen de la imagen, una ilusión óptica en la que, jugando con colores y geometría, te hacen creer que la verdad de Cristo era la real cuando hablaba del Paraíso.


Las fotos de las excursiones de este pueblo son una estafa. Logran timarte. Pagas por ver las obras del Photoshop y lo haces encantado. Recorres horas por caminos polvorientos, de calamina y hoyos, llegando con los órganos en la mano, agotado, apunado y ansioso, a un lugar con otros colores, sin reflejos ni juegos de contraste.


Visitas el sitio anhelando exclamar “oooooooooooooOOOOOOOOOOOOOoooooooohhhhhhh!!....”,
pero desencantadamente dices “Bhhhhuuuuuuuuuhhhhh...”




PERROS Y CANAS


¿Has visto a Jopi?
Me preguntó un jonkee esta mañana.
¿Jopi?! Pensé. Con ese apodo no creo que me haya perdido nada.
¿Cuán ridículo puede ser Jopi para que le hayan puesto así? y ¿cuán pelotudo para aceptar que así lo sigan llamando?
¿Jopi?! ¿y cuál es ese?
Uno rucio, chascón, re agujón.
Rucio, chascón, re agujón. Otro cuico rebelde arrancando de su pasado, pensé. De esos cuicos que se esfuerzan en ser más pelusones que los lanzas, que hablan el coa y que sus peos son bailables y aplausibles.
Mmmh… no… no lo conozco.
Sí, si lo tení que cachar, siempre está en esta esquina.
Ah, es el medio partido, pensé. Son tres las posibilidades: dealer, vagoneta o ambas.
Anda siempre con el Estuche. ¡Al Estuche sí que lo cachai?!
¿Y cuál es ese, por favor?!
Uno negro, flaco, con cara de pena, que anda siempre macheteando.
Puta los amiguitos! Pensé. Y así dicen que uno es mañosa.
No, no he tenido el placer de conocerlos.
No flaca, si es imposible que no cachí al Estuche. Es el machetero trípode.
¿Trípode? Esa palabra me descolocó un poco. O es un pornostar en potencia o tiene cola. Que no tenga cola, que no tenga cola. Talvez no es ni tan chanta. Talvez es el morenazo coqueto que me pidió fuego. Tiene toda la pinta de ser trípode.
¿Dices que le falta una pata o que tiene una extra?
No hizo falta que me contestara para darme cuenta que mi pregunta era un poco enferma. Ni siquiera tuve que terminar de decirlo para subir las cejas, entrar los labios y encogerme de hombros. ¿Cuándo aprenderás a callar?? Escuchaba desde adentro.
Ahí viene Jopi - me dice el jonkee.
Jopi! Claro que lo conocía. Es el perro rucio, chascón, re agujón que se echa en la mejor esquina y toma sol en la plaza, come restos de lomo y pastel de berenjena y es que este sí que sabe dónde pararse.
Tanta es la humanización de estas especies, que tienen sus propios calabozos. Con sus patitas derechas entintadas, impresas junto a su foto de frente y perfil, figuran todos los perros funados en las carpetas de registro de la policía local.
- Tu perro está en cana - me dijeron el otro día.
- ¿Pero cómo? Si la perrera sabe que el Choclo es mío!
- Usté sa'e po' mamita, sin collar, no hay pieda'
- ¡Puto collar! o mas bien, puto no collar! - me fui refunfuñando, mientras caminaba a la peni canina.
- VENGO A BUSCAR AL CHOCLO! - dije severamente al carcelario - USTEDES SABEN QUE EL ES MI PERRO Y QUE SE PORTA BIEN ¿DE QUE SE LE ACUSA?
- Se robó una empanada en el S&S y tuvo la desfachatez de comérsela frente al dueño!
- ¡ESE COLORÍN ES UN SINVERGÜENZA! ESTE FUE SÓLO UN ACTO JUSTICIERO - le dije.
Pero de nada sirvieron mis argumentos para la bajar la pena y tuve que pagar una multa de $ 4.500 para sacar a mi perro bobo, alicaído y con su patita derecha entintada, aclarando que esa empanada se la habían regalado... yo igual le creo...





escribenos a yatirisanpedro@gmail.com

TRANSROMANTICISMO, CONSERVADURISMO Y SENSUALISMO ULTRA CHIC EN LA POESIA MEXICANA

Por Jeremías Marquines

Sin misterio, la vida no vale la pena vivirla. Sin misterio, no hay poesía. Jorge Luis Borges escribió que “toda poesía es misteriosa; nadie sabe del todo lo que ha sido dado escribir. La triste mitología de nuestro tiempo habla de la subconciencia o, lo que es aún menos hermoso, de lo subconsciente; los griegos invocaban la musa, los hebreos al Espíritu Santo; el sentido es el mismo." El destino del lenguaje del hombre es incierto. El hombre es una criatura errante, su desobediencia dio origen al tiempo al que ahora está sujeto. ¿Qué medios tiene para que se atreva a tener la esperanza de redimirse, de liberarse del tiempo y abolirlo? El mismo que se ha tenido desde los tiempos remotos: la poesía, los ojos de Dios.
De la muerte de Ramón López Velarde a la fecha, han pasado 87 años y no es mucho literariamente hablando. Durante este tiempo los mexicanos no hemos variado gran cosa nuestra forma de sentir y de percibir lo sentido. Nuestro problema siguen siendo los sentimientos o el sentimentalismo. En esencia el ser mexicano es romántico y sensualista. Y no hay que esforzarse mucho para comprobar esta afirmación, tan solo hay que ir al repertorio musical con el que crecimos y de donde hemos extraído más de una experiencia sensitiva y si se quiere sensiblera. En los pasillos de nuestra memoria se escucha siempre el eco de la música romántica, de los tríos, de los baladistas que entonan letras de despecho, de rencor amado, puro romanticismo.
Si no fuere así, ¿cómo explicar el éxito de los teledramas que hacen llorar y sorprenden las sensibilidades populares?. ¿Cómo explicar el éxito de la literatura sensiblista en México? ¿Cómo explicar el éxito de Jaime Sabines, cuya poesía romántica y sensualista supera popularmente la poesía de otros poetas, digamos, “mejores” que el chiapaneco?.
Los mexicanos somos románticos hasta cuando no queremos ser románticos. Nuestro problema y el problema de la poesía mexicana son los sentimientos y su forma de expresarlos. Los mexicanos según un estudio de Lucy Reidl, directora de la Facultad de Psicología de la UNAM, padecemos con mayor intensidad dos síntomas de las patologías románticas: los celos y la envidia. El primero causado por la presencia de un rival que pone en peligro la relación, y la envidia por el hecho de compararse con otros y “percibirse a sí mismo como inferior, porque los demás tienen una serie de cosas que quisiéramos y no podemos tener”. Estas emociones, determinadas por el ámbito sociocultural, es la causa del 30% de los homicidios pasionales en México. Pero también, estas emociones y sus derivadas, son el origen de muchas canciones y de mucha literatura.
La poesía es todo eso que hablamos de nosotros mismos.La poesía, como creían los románticos del siglo XVIII y XIX, sigue siendo, aún hoy a pesar de tanta parafernalia posmodernista –de tanta inasimilabilidad, despiadada aspereza, estridente imaginería y dislocación– la esperanza de un retorno a la armonía primitiva. Una especie de salvación ante el horror ontológico de los filósofos. Un misterio en sí mismo.
Los sentimientos expresados en esas obras son los de sus creadores quienes exponen su insatisfacción con el mundo, su ansia de infinito, su búsqueda del absoluto, su amor apasionado, su deseo vehemente de libertad, sus estados de ánimo, sus mitologías personales. ¿Que otra cosa es la poesía ciento cincuenta años después? En síntesis: aspiración hacia la inmensidad y fuga hacia algún lugar aún desconocido; huída fuera de los límites... Es lo que en la novela de Karl Philip Moritz el personaje Antón Rieser llamó “los sufrimientos de la imaginación”: para escapar de un mundo hostil, el poeta decide sustituir la realidad por un universo personal o, en muchos casos, paralelo, pero necesariamente lleno de misterio.
Romanticismo.
En esencia: ¿qué es la poesía? Si no un puñado de sentimientos (los llamaremos aquí unidades poéticas constitutivas de valor neutro): impotencia, olvido, soledad, nostalgia, dolor, miedo, rencor, sordidez, muerte, miseria, angustia, amor-desamor, tiempo, alegría. Sentimientos que son, digamos, en lenguaje de la informática, el soporte, la base madre de la poesía, pero que se adaptan a los escalamientos formales; es decir, variaciones (o si se quiere actualizaciones) que ocurren de época en época y que recargan o actualizan de acuerdo al contexto histórico-cultural, los valores de percepción y estéticos de estas unidades por medio de nuevas reconexiones con otras líneas de significación más activas y vigentes. ¿Cuales pueden ser esas líneas de significación más activas? Los distintos estilos o corrientes en los que se inserta la obra literaria.
Esta inserción lleva a dar un valor positivo o negativo a estas unidades neutras pero cuyo valor intrínseco (es decir, si es nostalgia, va a seguir siendo nostalgia, así sea imaginista, constructivista o barroquialista), no es afectado en nada por las variaciones de detalle determinadas por el contexto o por circunstancias diversas. aunque esos enfoques hagan la ilusión de un estilo digamos particular.
Si nos arriesgamos, luego del planteamiento anterior estamos en condiciones de decir que la poesía –si la vemos así, como un universo cuyos componentes de valor neutro (sentimientos) invariables y permutables, son básicamente la unidad constitutiva del poema, para crear nuevos subconjuntos– es una transmutabilidad que permanece: una variabilidad en conexión, por medio del cual se busca crear otra u otras realidades.Ya sabemos que en la literatura los sentimientos por sí mismo no crean sensaciones de poesía.
Estas sensaciones se crean en razón de la destreza, del talento y de la afinación intuitiva que exista en el poeta para conectar distintas categorías sensitivas. Depende también de las más o menos vicisitudes de su experiencia estética y de la concretización de éstas en un objeto diferente.
La poesía lírica es una especialidad de la experiencia sensorial y los sentimientos son materia para constituir la experiencia estética.¿Por qué se dice que los sentimientos en la poesía son unidades de valor neutro? Porque en su estado primordial son parecidos a una monodia, una melodía en sí, que solo alcanza registros mayores (amplificación estética) en cuanto crece su complejidad asociativa, sus acompañamientos sensitivos, permitiendo nuevos discursos y nuevas realidades.
El transromanticismo
La poesía moderna mexicana comienza con Ramón López Velarde. “En Ramón López Velarde adquieren un sentido todas las tentativas poéticas mexicanas, cuya originalidad es difícil advertir por su indecisión”, Escribe Jorge Cuesta. O quizá por su conservadurismo. Velarde transfigura los componentes del romanticismo, reconexiona imágenes por sutil oposición y modifica la forma de percibir los símbolos vigentes.
Transgrede intencional y sistemáticamente la institución poética vigente y la norma gramatical misma de su tiempo, altera los ejes de combinación poéticos dados por semejanzas y desemejanzas y, crea asociaciones de imágenes procuradas por contigüidad o desviación de las líneas de significación. (Beristáin Helena, Análisis e interpretación del poema lírico, pp.30. UNAM 1989.
Sin embargo, pese a todo este lúcido artificio, su obra sigue oliendo a romanticismo, subyace por debajo de su estructura verbal prodigiosa el sentimentalismo fúnebre, la tristeza y depresión profunda, el sensualismo erótico y la angustia. Aunque baudelariano y todo, la obra de Velarde es puro romanticismo. No obstante, es un romanticismo metamorfoseado, descentrado, desequilibrado por medio de los cual crea una forma superior de romanticismo, el transromanticismo y un nueva forma de percibir el mundo: el neosensualismo.
Categorías que van a influir en la poesía mexicana de los siguientes cincuenta años. El transromanticismo supera al romanticismo por su capacidad de ocultación del sentido y la inclusión de esa convergencia entre lo textual y lo vital, y su integración en un horizonte de mayor amplitud significativa. Es una escritura que se refiere a sí misma en una auto-reflexión –y se convierte en protagonista del texto– que conduce a un ensimismamiento metapoético, lo que constituye la cualidad propia de la literatura del siglo XX, en la cual “la escritura absorbe (...) toda la identidad literaria”. Roland Barthes. Xavier Rubert de Ventós, coincide con esta afirmación, ya que considera al arte moderno como el esfuerzo por hacer predominar la “evocación”, sobre la “significación”, al grado de dejar al descubierto su carácter de artificio o ficción.
El transromanticismo es una categoría poética de convergencias que busca la intersección de los tiempos y la relación de los valores neutros del romanticismo con unidades sensitivas de otras categorías. Podemos decir que es una constante que enmascara las unidades poéticas de valor estético neutro del romanticismo porque solo así es posible su conectibilidad con los lugares de indeterminación y realización de la obra literaria.
Es una constante porque conduce por sí misma o en combinación con otros registros literarios, a la constitución de nuevas relaciones de sentido de los factores artísticamente inertes, para nuestro tiempo, del romanticismo. Se puede afirmar que es una variabilidad en conexión de la constante emocional de unidades poéticas neutras.
Cuando se menciona aquí el concepto de categoría para referirse al transromanticismo, lo que se pretende es capturar –poniendo el énfasis en el concepto de relación, de flecha, más que de elemento y pertenencia– la intuibilidad de una clase de unidades de valor poético neutro, que se relacionan mediante morfismos en la categoría en cuestión. “Es en términos de encadenamiento de probabilidades que la estructura de la poesía puede ser descrita e interpretada con el máximo rigor”. (Roman Jakobson. Closing statements: Linguistics and Poetics).
Cuando decimos que el transromanticismo es una categoría estamos diciendo que es una estructura intuible donde se encuadra la capacidad de hacer conexiones entre relaciones de dominio y codominio de unidades poéticamente neutras, como habitualmente se hace, para crear amplificaciones y derivaciones sensitivas desde una constante emocional como el romanticismo, permitiendo nuevos discursos y nuevas realidades.
Conservadurismo
La poesía no comienza nunca ni tampoco vuelve al punto de partida: es un perpetuo recomienzo y un continuo regreso. Transmutabilidad que permanece. La poesía mexicana ha sido siempre romántica, barroca y conservadora, quizá por esto último su aporte a los movimientos poéticos, fuera del país, es casi nulo por no decir inexistente. La poesía mexicana es una poesía romántica, sensualista, conservadora y de autoconsumo.
Hace muchos años Justo Sierra dijo una verdad, hasta la fecha siempre virgen, tal como son las grandes verdades. En el Prólogo a las poesías de Manuel Gutiérrez Nájera, escribió: “Es verdad, primero, que toda nuestra literatura poética desde 1830 es romántica [...] románticos hemos sido y seremos largo tiempo a pesar de las transformaciones que sufren las escuelas de nuestros maestros de ultramar.
No hemos logrado nunca hacer poesía puramente objetiva; en cada uno de nuestros versos vaciamos todo nuestro sentimiento, toda nuestra personalidad; no hemos hecho más que poesía subjetiva. Tarde han venido algunas tentativas heroicas, pudiéramos decir, dado nuestro temperamento, para salir del antiguo cause e impersonalizar la emoción, para hacer, en suma, un poco de realismo indiferente en verso”.
Del tiempo en que Justo Sierra escribió este texto, 1896, a la fecha, poco han cambiado las cosas: la poesía mexicana sigue siendo medularmente romántica (Sabines, Homero Aridjes, Huerta, Dolores Castro, Enriqueta Ochoa), sigue produciendo espléndidos ejemplares de poesía psicopatológica, como la llamó el mismo Sierra. Escasos son los ejemplares de la llamada poesía de la razón o de la especulación, y cuando se presentan “el lirismo espolvorea de oro las alas de esa mariposa negra”.
Pensemos en Muerte sin fin de José Gorostiza, o Canto a un dios mineral de Jorge Cuesta. La poesía mexicana moderna, si le hacemos caso a Octavio Paz, comienza, a partir de los románticos. “La empresa fue desmesurada –dice– porque, desde la palabra misma, cuando hablamos de romanticismo, estamos expresando una actitud ante la vida en la cual el yo es muy importante y al mismo tiempo se rompe con la tradición, con la estética del pasado, de los artistas barrocos o de los artistas clásicos del renacimiento”.
Para Paz la poesía mexicana –o al menos eso es lo que expresa– es una poesía de tradición rupturista y explica: “creemos que debemos romper con la tradición, comenzar algo absolutamente nuevo. Esta sucesión de rupturas y revoluciones empieza con los románticos y termina en nuestro siglo”, se refiere al siglo XX y a él mismo. Es grande la sabiduría de Octavio Paz y su aseveración parece contundente pero no es para estar de acuerdo.
La poesía mexicana más que rupturista ha sido de tradición romántica y conservadora, de tal manera que hasta la fecha en México no se ha generado ningún movimiento de ruptura o de vanguardia que haya repercutido o influido otras poéticas u otras literaturas, europeas o continentales.
A lo más que hemos llegado es a administrar la herencia transromántica comenzada con Ramón López Velarde, a la que hemos agregado algunos ingredientes desemejantes, casi todos préstamos o adaptaciones de poéticas más vibrantes. Ya Jorge Cuesta lo decía años antes al señalar que, lo que se ha dado en llamar poesía mexicana “no han sido más que buenas aplicaciones de literaturas extranjeras”.
Es más, afirma, “no es de extrañarse que en ningún mexicanismo de la literatura mexicana sea imposible encontrar la menor originalidad”. Por supuesto, cuando hace esta afirmación hay que tomar en cuenta el contexto ¿pero acaso hoy puede afirmarse lo contrario?La poesía mexicana es romántica por condición más que por tradición.
En nuestra poesía siguen presente y con mucha recurrencia las unidades poéticas de valor neutro del romanticismo y siguen determinando por sí misma o en conexión con otras categorías el sentido y el valor emotivo de la poesía mexicana. La constante emocional de nuestra poesía lírica, sus rasgos dominantes son: conservadora, fúnebre, melancólica, evocativa, oscura y sensualista.
En resumen, una poesía de las emociones que, sin embargo, en su acontecer, se esfuerza inútilmente por deshacerse de su sino romántico, de descentrarse. Esta voluntad de trasponer el romanticismo latente –porción esencial del ser del mexicano–, produjo, durante la primera mitad del siglo XX una variedad de romanticismo, digamos, más elaborado, más opalescente y más diestro, en suma, más moderno.
Un romanticismo transromántico que en la poesía lírica se revela como una escritura de la suplantación, de la descentralidad estructural, hiperbólica, Inter y trans-textual pero cerrada sobre sí misma, retórica y últimamente barroquialista.
Sensualismo ultra chic
El sensualismo ultrachic es embriaguez de artificios, de espectáculo, y de creación singular, responden a una sociedad en la que los valores culturales primordiales son el placer y la libertad individuales. Poéticamente institucionaliza el eclecticismo como método y muestra el rostro teatralizado y estético de una creación que se complace en jugar con lo efímero, brillar sin complejos en el éxtasis de las cosas vacías, de la propia imagen inventada y renovada a gusto.
El sensualismo ultrachic corresponde a una sociedad donde la complejidad se minimaliza, la artificialidad juega al primitivismo, lo estudiado no debe parecer rebuscado, lo pulcro ha cedido su lugar al pauperismo andrajoso. No se busca ser, sino seducir, aparentar. Consagra la extrema importancia de la imagen, y juega a la provocación, el exceso y la excentricidad para desagradar, sorprender o impactar.
La poesía sensualismo ultrachic desarrolla sus temas en un ambiente frívolo, nominalista, minialista, reduccionista, nadista, alejados de cualquier sufrimiento. Celebra placeres, nada en la imaginería erótica y se extasía en la apariencia sensible de los objetos. Recurre como fondo a la naturaleza, al ecologismo, a paisajes del absurdo. Legitima el regreso ecléctico al mundo gótico, renacentista y barroco-rococó.
El sensualismo ultrachic es la reformulación retro de la doctrina sensualista expuesta por los filósofos empiristas-fenomenistas del siglo XVIII, a través de la cual se enunciaba que toda idea responde a alguna impresión recibida por nuestros sentidos. Esta especulación da lugar, en la literatura, al inicio de una corriente intuicionista que pone en el centro de la búsqueda poética las equivalencias sensibles de las cosas.
La cosa, No es una "cosa", es solamente un fenómeno, un suceso que captan los sentidos, una pura apariencia. Recuerdo el poema Celebración de las cosas de Julio Trujillo (ciudad de México 1969). Que ilustra perfectamente bien lo que acabamos de exponer:
Dispuestas en la mesa las cosas se enarbolan,/la mesa se enarbola con las cosas./ En un segundo espléndido/ se colma el lomo de ávidos emblemas/ buscando el ojo que las cifre/ y los detenga [...] Todo es lo que los ojos manifiestan,/ y todo lo demás desaparece.
Con el sensualismo se inaugura ese lenguaje de la evidencia que sólo muestra, nomina lo impalpable que queda impreso en la memoria para siempre. Es refinada enarbolación sensual de los objetos.
Representa los “placeres de la metamorfosis en la espiral de la personalidad caprichosa, en los juegos barrocos de la superdiferenciación individualista y en el espectáculo artificialista de uno mismo ofrecido a la mirada del Otro”. (Gilles Lipovetsky, El Imperio de lo Efímero)La poesía lírica mexicana de las última promociones no es ajena a esta condición del lenguaje de la evidencia.
Al estudiar la escritura de los poetas de los últimos 15 años se puede encontrar sin dificultad alguna las características propias del sensualismo ultrachic antes descritas. Es una literatura donde predomina el nominalismo, el exteriorismo, el erotismo exasperado, el nadismo, el humorismo, ajena al sufrimiento, pero proclive a la gratuidad de la violencia.
Es poesía de retorismos, de belleza ficticia y también de brillo falso o engañoso. Todo un síntoma de los tiempos en que vivimos donde lo importante es brillar, no ser brillante, y parecer mucho, antes que ser. Es una literatura de prendas fluidas como las creaciones de Valentino, de transrománticos que hacen firmamentos de encaje en los que brillan estampados lingüísticos heterogéneos y diseños que celebran el fastidio de la sobreabundancia de los objetos; sobreabundancia de lo inútil.
Puro glamour lingüístico intransitorio sobre soportes poéticos gastados. Elegante frivolidad que recuerda ese mundo lingüístico del rococó.Es imposible por la brevedad del espacio concedido, abordar paso por paso la comprobación de cada una de los planteamientos aquí expresados porque corresponden a un texto de mayor amplitud y de reflexiones aún en proceso.
Sin embargo, como conclusión de estas notas podemos inferir que la poesía mexicana es transromántica en su incesante zigzaguear por cuantos estilos poéticos explora. Recordemos lo que decía Cuesta: la “poesía mexicana (que es romántica de origen) no ha sido más que buenas aplicaciones de literaturas extranjeras”.
La poesía mexicana es transromántica desde el exteriorismo del arroyo estridentista de Maples Arce, futurista, conceptista, modernista, barroco-coloquialista, minialista, sensualista ultrachic, en fin. En cada uno de estos estilos nuestros poetas han vaciado todo su sentimiento, toda su personalidad; todo ese sensualismo, toda esa bipolaridad que caracteriza al mexicano. En México no se ha hecho más que transrománticismo con sus gradaciones de calor y color.